Publicidad

Hoy es

ELECCIONES AL PARLAMENTO EUROPEO

Las europeas agrandan la brecha del PP con el ala dura de su partido
 
El PP no ha invitado a José María Aznar a participar en su campaña electoral. Es el último gesto que demuestra lo deterioradas que están las relaciones entre las familias populares.
 
PARLAMENTO EUROPEO
 
La convocatoria de las elecciones del 25 de mayo no ha hecho más que agrandar la brecha que existe en el PP con el ala dura de su partido. Hace tiempo que se guardan las formas pero el malestar es inmenso y ahora, con las europeas, se han sucedido una serie de acontecimientos que solo demuestran que la ruptura es definitiva.
La primera señal llegó con la creación de Vox, con la marcha de Alejo Vidal-Quadras y Santiago Abascal del Partido Popular. Después, la noticia de que Jaime Mayor Oreja no repetía como candidato. Como Mariano Rajoy no movía ficha, fue él quien, forzado, tuvo que adoptar la decisión de no presentarse como número uno al Parlamento Europeo. Desde ese momento no acudió a ningún acto más de su formación. Y en la proclamación de Miguel Arias Cañete, en Toledo, el presidente del Gobierno ensalzó las virtudes de su nuevo cabeza de cartel y de varios de sus eurodiputados, pero no tuvo ni una sola palabra de agradecimiento para Mayor.
Después llegaron las listas. Y entonces se descubrió que a Carlos Iturgaiz se le había desplazado hasta el puesto 17. Ahora mismo el PP cuenta con 24 escaños pero en la dirección nacional ya saben que no van a obtener de nuevo ese resultado. Creen que pueden perder cinco o seis eurodiputados. Aunque las expectativas van mejorando a medida que se acerca la fecha. Así, el que fuera presidente del PP vasco tiene muchas papeletas de volver a salir elegido pero si los populares se dan un batacazo importante él está en el filo.
En la candidatura figura Teresa Jiménez Becerril. La hermana del concejal asesinado en Sevilla en 1998 se ha convertido en la cara que representa a las víctimas del terrorismo. Algunos populares esperaban que estuviera también María del Mar Blanco pero al final no fue. El PP trata de cerrar heridas, sobre todo entre su electorado más conservador, por episodios como el de Bolinaga o la derogación de la doctrina Parot.
Y el último capítulo está protagonizado por José María Aznar. El expresidente del Gobierno no va a participar en la campaña. Tiene una apretada agenda internacional, cerrada desde hace meses. Pero lo cierto es que tampoco en Génova han contado con él. No se le ha mandado ninguna invitación oficial.
Los socialistas sí que llevarán a José Luis Rodríguez Zapatero a sus mítines. Pero los que han organizado la caravana del PP por España no han considerado importante que acuda el presidente de honor de su partido. Y eso que Aznar mantiene una excelente relación con Cañete. No hay que olvidar que primero fue ministro de Agricultura bajo su Gobierno.
En el PP restan importancia a esta crisis interna. Pero temen que los recortes y la subida de impuestos alienten un voto de castigo. Un descontento social que ayer ya se manifestó cuando a Esteban González Pons le lanzaron un huevo. Y están preocupados por si hay una alta abstención. Llaman continuamente a la movilización porque piensan que sus fieles electores pueden decidir quedarse en casa ese día o que ya no se sientan representados y opten por apoyar otras siglas. Rajoy no considera que los partidos pequeños sean una amenaza. Dentro del Gobierno opinan que no tienen influencia en Europa. Pero lo cierto es que arañan puestos.

Publicidad

gifaperturalento

publicidad

vente de copas
logo press
logo fijo para prensa
logo press 001
logo para prensa
gifpromocion
 logo prensa
 

logo para publi