Publicidad

Hoy es

FÁRMACO CONTRA LA HEPATITIS "C"

Los pacientes de hepatitis C denuncian el imposible acceso a los nuevos fármacos en las comunidades de Madrid, Murcia y Valencia ( casualmente todas gobernadas por el PP ).
 
sovaldi
 
La principal preocupación de los gobernantes de un país debe ser el bienestar de los ciudadanos. En España es todo lo contrario. Cada tratamiento cuesta unos 25.000 euros. Pero hay dinero para pagarles mas de 150.000 euros al año a los trabajadores del SAREV o Banco Malo ( posiblemente familiares y amigos de los miembros del PP ) y no lo hay para mejorar la calidad de vida de unos 800.000 afectados por la enfermedad en España. No me imagino lo que sentiran los pacientes viendo tan cerca el tratamiento que mejorara notablemente su calidad de vida y sabiendo que se les hace inaccesibles. Con el sueldo que cobran Cospedal, Rajoy, Arenas, Santamaria, Guindos y Montoro se solucionaria el problema en un par de años. Pero esta clase política no está por renunciar a ninguno de los privilegios de los que se ha rodeado gracias a la mayoría absoluta obtenida en las urnas ( gracias a una campaña plagada de mentiras y de promesas que nunca se cumplirían ). No podemos permitir que casi un millón de personas no tengan acceso a este medicamento mientras el gobierno se gasta cientos de miles de millones en sanear la banca privada, cientos de miles de euros en regalos, miles de millones en salarios indecentes e inmorales. La vida de los ciudadanos está muy por encima de partidos políticos y ambiciones varias. La corrupción nos azota desde todos los sectores y todos miran hacia otro lado para no hacer nada. Estamos llegando al punto de saltar la ira, de perder los nervios. Estamos a punto de la piedra y el palo. No es tiempo de revueltas, pero casi.
 
hepatitis c 003
 
Hace unas semanas –coincidiendo con el Día Mundial contra la Hepatitis–, este diario publicó la noticia que probablemente estaban esperando todos los enfermos de hepatitis C. Simeprevir, un nuevo medicamento que eleva considerablemente las tasas de curación, fue incluido en el Sistema Nacional de Salud (SNS) –a un coste de 25.000 euros por paciente tratado–, lo que supuso que desde el pasado 1 de agosto podía ser prescrito sin ningún gasto adicional a cualquier enfermo que lo requiriese. Los pacientes veían así respondidas sus peticiones, tras meses de conversaciones y negociaciones con los laboratorios y los responsables políticos.
Sin embargo, aquella buena noticia tenía un pero. El problema que denuncian los pacientes es que para que Simeprevir funcione y sea efectivo debe ser combinado con otro medicamento llamado Sovaldi. Éste último no está incluido en el SNS, por lo que la prescripción de Simeprevir sin este otro medicamento no sirve de nada para aquellos pacientes muy graves.
Todos los pacientes están solicitando el llamado protocolo de uso compasivo, que consiste, básicamente, en solicitar el uso en España de un medicamento que todavía no está aprobado en nuestro país pero sí en el extranjero. Este procedimiento está reservado para pacientes especialmente graves que necesitan el tratamiento urgentemente. Carmen*, ingresada en un conocido hospital madrileño, es uno de esos casos. Con una cirrosis hepática descompensada, se encuentra en una de las fases más avanzadas de la enfermedad, lo que implica que este fármaco es imprescindible para ella. "Mi médico lo ha solicitado, pero él mismo no sabe por qué no llega. La situación es desesperante", explica Carmen.
En Murcia, José Manuel Culebras Cruz está en la misma situación. Este profesor explica a este diario que el laboratorio que gestiona Sovaldi le ha concedido el medicamento dos veces, pero que a partir de ahí el proceso se bloquea y el medicamento no llega nunca. "Me siento completamente ignorado. Cuando llamo a Muface, que es quien gestiona mi tratamiento, me dan largas o ni siquiera me contestan. Esta situación es indignante", explica José Manuel a El Confidencial. Si la situación no cambia pronto, reconoce que podría emprender acciones legales para denunciar el trato recibido.
La situación se repite en otros lugares como la Comunidad Valenciana, donde Joaquín Calaceit confiesa que también necesita el Sovaldi urgentemente, ya que su cuerpo no admite la ribavirina, uno de los medicamentos que actualmente se utilizan para combatir esta enfermedad. Calaceit señala que unas 100 personas están ahora mismo en una situación similar a la suya.
 

Publicidad

gifaperturalento
gifperiodico001

publicidad

vente de copas
logo press
logo fijo para prensa
logo press 001
logo para prensa
gifpromocion
 logo prensa
 

logo para publi